FUNDAMENTOS DECRETO LEY 8912

 

 

 

 

 

 

 

 

La ley que se sanciona establece las normas fundamentales que regirán el ordenamiento del territorio de la Provincia, regulando especialmente la creación. ampliación y reestructuración de los  núcleos urbanos y el uso y subdivisión de la tierra

 

 

 

 

 

I

 

 

 

 

 

El rápido incremento la población, operado a partir de las ultimas décadas del  siglo pasado, con el aporte de un creciente caudal inmigratorio y la ocupación  y colonización de  vastas extensiones del territorio provincial, trajo aparejada la necesidad de establecer nuevos asentamientos urbanos y ampliar los existentes,

 

 

Tal desordenada expansión demográfica dio lugar a un intenso  proceso de especulación en tierras y a una indiscriminada creación de nuevas poblaciones y el acelerado ensanche de las existentes

 

 

Las normas actualmente vigentes en la materia no. brindan soluciones adecuadas a los problemas planteados y, con sucesivas mo­dificaciones, se originan en la ley 695 del año 1870 y la ley 3487 del año 1913, que regularon sobre los ejidos urbanos y sus ampliaciones.

 

 

 

 

 

II

 

 

 

 

 

            La nueva normativa que ahora se sanciona, a la vez que compila y ordena la legislación sobre el tema, brinda adecuada respuesta a las conflictivas situaciones que plantea el ordenamiento de espacio territorial, rural y urbano, en un todo de acuerdo con los ­Objetivos del Proceso de Reorganización Nacional estab1ecidos por ­Acta del 24 de  marzo de 1976 de la Junta Militar.

 

 

 

 

 

Los propósitos sustanciales que persigue ésta ley son la preservación y mejoramiento  del medio ambiente creando las condiciones necesarias para el debido resguardo del equilibrio ecológico, asegurando las necesidades de espacios verdes y demás de esparcimiento y uso público que requieren el bienestar de los habitantes de los núcleos urbanos, mediante éste y otros ordenamientos en materias conexas el Estado Provincial establece instrumentos para la proscripción ­de las acciones degradantes del ambiente, corrigiendo las consecuencias de las alteraciones ya producidas; propendiéndose a la creación de las condiciones que posibiliten satisfacer al menor costo económico y social los requerimientos y necesidades de la comunidad en cuanto  a viviendas, industria, comercio, recreación y demás equipamiento        esenciales para la vida urbana.                                      

 

 

Igualmente resultan destacables las precisas normas que se establecen para el planeamiento del territorio urbano y rural de la  Provincia, que incluyen la fijación de planes de ordenamiento y zoni­ficación por usos del territorio de cada Partido, en forma de poder prever y controlar el crecimiento de los núcleos urbanos y preservar la tierra rural para el destino de explotación que le es propio.

 

 

             

 

 

III

 

 

 

 

 

El Estado no puede mantenerse ajeno a la calamitosa situa­ción creada por la falta de anteriores previsiones de ordenamiento territorial que ha dado lugar a la formación y ampliación de núcleos urbanos en forma desproporcionada y desordenada, especialmente en las  zonas aledañas a la ciudad de Buenos Aires y que ocasionaron la formación  de una macroconcentración urbana que se ha dado en denominar “Gran Buenos Aires", con el consiguiente desequilibrio humano y económico producido en detrimento del armónico desarrollo del país y de la propia Provincia.

 

 

 

 

 

Tampoco puede admitirse la formación o expansión de núcleos urbanos  que no cuentan con los servicios mínimos indispensables en materia de infraestructura y equipamiento para la vida urbana, debiendo evitarse la proliferación de fraccionamientos que no resultan justificados  al no responder a una concreta demanda de espacios edificables y que tienen fines esencialmente especulativos.

 

 

 Igualmente imperiosa resulta la preservación del uso productivo de la tierra rural, regulando la transformación de ésta en parcelas de uso urbano y evitando la clara tendencia exteriorizada por una constante disminución de las tierras destinadas a la explotación agropecuaria y en un crecimiento absolutamente desproporcionado de las parcelas destinadas a edificación urbana, que ya actualmente  exceden  ampliamente las necesidades propias de la población de la Provincia.

 

 

Se establecen normas tendientes a la movilización del suelo urbano mediante su efectiva utilización, tanto de aquellas parcelas aún no edificadas como de las que son ocupadas con edificaciones paralizadas sin habilitar o derruídas, fijándose los mecanismos necesarios para la  óptima ocupación de las tierras urbanas                  

 

 

Manifestaciones urbanísticas  modernas, como los denominados “clubes de campo” también son objeto de la necesaria regulación para que no constituyan factores de distorsión del proceso de ordenamiento emprendido

 

 

 

 

 

IV

 

 

 

 

 

Se delimitan claramente las obligaciones de las Municipalidades en cuanto al proceso de ordenamiento territorial, estableciéndose su responsabilidad primaria en la planificación del espacio físico de cada Partido de acuerdo con las normas fijada por esta Ley y demás reglamentarias que se dicten, con la debida intervención de los organismos provinciales competentes..

 

 

Fijase el principio del contralor  y decisión última del Poder ­Ejecutivo en los planes de ordenamiento y zonificación en forma tal ­de dar aplicación uniforme a las políticas de reordenamiento  que  se establezca cada Municipio, de acuerdo con las pautas de planeamiento y desarrollo adoptadas por la Provincia.

 

 

V

 

 

Con la ley sancionada culmina el proceso de estudio iniciado ­oportunamente por el Gobierno de la Provincia sobre el tema y que diera anteriormente lugar a la sanción de la ley 8684, del 23 de dici­embre de 1976, que dispuso la suspensión en todo el territorio provincial  de los trámites de fraccionamiento de parcelas rurales y/o subrurales y/o suburbanas que originen parcelas  urbanas; Ley que fue prorrogada por la ley  nº 3809, del 21 de junio de 1977, que se encontraba vigente hasta la sanción de la presente